¿Qué debes saber para una correcta limpieza de moquetas y alfombras? 10 trucos imprescindibles

Posted by in Aprendizaje, Consejos, Tutoriales

La limpieza de moquetas puede ser bastante compleja. Debemos prestar atención a diferentes cuestiones como la sensibilidad del material del que esté hecha, su disposición en la casa y las posibilidades de movimiento que tengamos en nuestro hogar, así como la gama de productos y herramientas más pertinentes para nuestro caso.

Hoy existen diferentes modalidades y técnicas de limpieza. Desde el proceso en seco, al proceso al vapor.

Por todas las posibilidades que tenemos hoy al alcance de la mano, te recomendamos que busques supervisión de una empresa de  limpieza de moquetas en Madrid. Si por el contrario prefieres llevar a cabo la limpieza tú, aquí te dejamos algunos consejos prácticos que pueden serte de ayuda:

  1. Limpieza diaria: Es recomendable que limpiemos de forma periódica nuestras moquetas y para ello nos sirvamos de una máquina aspiradora.

Contar con una buena máquina con capacidad para succionar todo tipo de suciedad residual nos proporcionará unos resultados óptimos.

Dependiendo del tamaño de nuestra moqueta contaremos con mayor o menor libertad. Si por ejemplo contamos con una alfombra de pequeñas dimensiones podremos aspirarla por las dos caras.

  1. Reacción ante los accidentes: El derramamiento de líquidos y sustancias indeseadas es más común de lo que nos gustaría. En estos casos debemos tener en cuenta que el tiempo de reacción es muy importante. Cuanto más tiempo tardemos en limpiar la mancha, más difícil nos resultará deshacernos de ella.
  2. Limpiezas profundas: Si contamos con grandes superficies revestidas de moquetas será muy recomendable que al menos una vez al año hagamos una limpieza profunda.

En estos casos será muy importante contar con los servicios de una empresa especializada porque además del conocimiento, ellos aportarán un equipo humano y unos medios técnicos que proporcionarán unos resultados más efectivos en un tiempo más reducido.

  1. ¿Lavadora? Cuando la utilicemos deberemos tomar una serie de precauciones para garantizar el buen estado de nuestra moqueta.

Una de las consideraciones es la temperatura. Será muy importante que te asegures de que la temperatura del agua no supere los treinta grados. En caso contrario es muy probable que la superficie acabe dañándose y desgastándose.

Por otro lado, debemos cuidarnos de que nuestra lavadora no trabaje en modo de centrifugado. Ten en cuenta que nuestro principal objetivo es lograr una limpieza óptima sin que esta suponga una agresión ni corrompa el material de nuestra moqueta.

Es por eso que a la hora de escoger nuestros productos deberemos plantearnos el uso (o no) del suavizante.

Existen moquetas que están revestidas por materiales muy sensibles por lo que el suavizante resulta demasiado agresivo.

También habrá que prestar especial atención al proceso de secado. Lo más recomendable es extenderlas sobre una superficie estable y uniforme para evitar que se desfiguren o arruguen.

  1. ¿Lavado a mano? Dependerá de la sensibilidad del material. Hay alfombras que son muy delicadas y en estos casos podemos buscar alternativas al lavado automático en lavadora. Para ello, puedes seguir los siguientes pasos:
  2. Para el lavado manual deberemos buscar una bañera o una superficie similar donde podamos sumergir nuestras alfombras.
  3. Después podremos utilizar agua, jabón y amoniaco. Deberemos tener a mano un utensilio que nos ayude a frotar, por ejemplo un cepillo impregnado de nuestro producto limpiador.
  4. Con paciencia y suavidad comenzaremos a frotar la superficie y alternar la aplicación del producto con aclarados hasta lograr el resultado deseado.
  5. Presta atención al producto que utilizas y si tienes cualquier duda al respecto no tienes más que pedir asesoramiento a un profesional de la limpieza.
  6. El mobiliario: Para garantizar un buen mantenimiento es recomendable que de forma recurrente modifiquemos la disposición de nuestros muebles o incluso nuestra alfombra para que no siempre las mismas zonas queden expuesta al roce propio de las zonas de paso.
  7. Precaución con los productos: Trata de dosificar el uso de productos, ya que un abuso de estos pueden derivar en nuevas manchas indeseadas.
  8. ¿Cintas adhesivas? ¡Prohibidas! Es bastante habitual que se utilice cinta americana para pegar los bordes de las moquetas y debes saber que esto puede ser fatal. El resultado será un daño irreversible sobre la superficie por lo que deberás evitar este tipo de materiales a toda costa.
  9. ¿Qué productos son los más recomendables? Dependiendo de la mancha deberemos utilizar un tipo de productos u otros. El uso de vinagre blanco mezclado con detergente y agua tibia será una solución poco agresiva y altamente recomendable. El amoniaco también pero debemos rebajarlo en una mezcla con agua para lograr una solución más suave y neutra. Puede interesarte leer este artículo sobre ingredientes naturales para limpiar.
  10. Limpieza con vapor: Antes de comenzar con el proceso será recomendable pasar un aspirador para eliminar todos los residuos y elementos no deseados.

Además, antes de aplicar uno u otro producto deberemos testarlos. Para ello los aplicaremos en una superficie reducida de la moqueta y dependiendo del resultado lo aplicaremos de forma generalizada o buscaremos otra solución.

En cualquier caso, para este tipo de limpiezas siempre es aconsejable que contemos con la supervisión de una empresa especializada en la limpieza de moquetas.

Esperamos que estos consejos de limpieza hayan resultado tan útiles como lo son para nosotros. Déjanos tu comentario.